Bou Comunicaciones

CON PREOCUPACIÓN POR SU ENTORNO Y EL MEDIOAMBIENTE, EL RECIENTEMENTE INAUGURADO MODULAR EXPRESS CALAMA ES UNA DE LAS OPCIONES DE HOSPEDAJE MÁS CÓMODAS Y ECONÓMICAS PARA DESCANSAR Y DESCUBRIR LA CAPITAL CHILENA DE LA GRAN MINERÍA DEL COBRE.
 

Mucho más que minería, varias razones hoy justifican llegar a Calama para descubrir la ciudad y, en sus alrededores, algunos de los paisajes más hermosos del desierto más árido del mundo. A 2.260 metros de altura, la capital de la gran minería del cobre sorprende en cada visita, y una de sus últimas novedades es Modular Express Calama, una opción de hospedaje económica y cómoda, que destaca por ocupar una construcción en altura en base a contenedores.

De la cadena Hoteles Manquehue, Modular Express —el quinto de la firma, y el primero de ellos en el norte del país— destaca como una de las novedades hoteleras más interesantes del último tiempo, apostando por un nuevo concepto orientado al segmento económico. Francisco Cabello, fundador y director de Hoteles Manquehue, cuenta que la apertura se enmarca dentro de un plan de expansión. «Estamos muy orgullosos de ser el primer proyecto de ingeniería realizado con conteiner en altura, lo que nos convierte en el único hotel en Chile de siete pisos con este tipo de construcción, y que por sus características permitirá posicionarlo como un hotel de bajo codo con servicios funcionales», explica.

En la práctica, se trata de un hotel altamente sustentable, donde se ha cuidado que el proceso de construcción sea lo menos contaminante posible, explican, pues además de conteiners reciclados cuenta con un sistema que no requiere aire acondicionado; para lo cual se revistió la estructura del hotel con un material aislante que protege del frío y del calor. «Se realizó un estudio térmico que incorpora la variación de temperatura del día y la noche, y gracias a un novedoso sistema de ventilación conectiva se logra una temperatura de alrededor de 21 grados», dice Abner Cayul, gerente general de la cadena.

Orientado a viajeros relacionados al mundo de la minería y a turistas jóvenes, el diseño del hotel fue pensando en pasajeros que gustan de un estilo moderno, y preocupados por las prácticas sustentables para el medioambiente. Al entrar, el hotel presenta un lobby abierto y de diseño contemporáneo desde donde se llega fácilmente a su bar y restorán de autoservicio —ambientados bajo el concepto de coworking—, donde se sirven el desayuno buffet, el almuerzo y la cena. A la hora de descansar, Modular Express cuenta con 167 habitaciones de 14 metros cuadrados: 122 de la cuales tiene dos camas y 45 una cama Queen.

Más allá del hotel, Calama hoy parece una ciudad cada vez más interesante para el turismo, tanto por los paisajes que la rodean como por nuevos proyectos como Modular Express. Lo más tradicional, sin embargo, es comenzar a descubrir la ciudad caminando por la peatonal Ramírez, donde destaca la famosa escultura en cobre del minero horadando una piedra. A través de esta calle, pasando algunos locales comerciales y puestos de artesanía, se llega a hitos como la Plaza 23 de Marzo, punto de encuentro tradicional de la ciudad, o la Catedral San Juan Bautista, que fue levantada en 1906, y ahora destaca por su techumbre recubierta por placas de cobre extraído y procesado en Chuquicamata. Siguiendo el paseo por la ciudad, la siguiente escala puede ser el Museo de Historia Natural y Cultural del Desierto, que exhibe desde fósiles de dinosaurios hada recuerdos de la Guerra del Pacífico; o la gran mina de Chuquicamata.

Considerada la «mina a rajo abierto más grande del mundo» —por sus 4.5 kilómetros de largo, 3.5 de ancho y 1 kilómetro de profundidad—, para visitar Chuquicamata Codelco Norte (visitas@codelco.cl) organiza un recorrido por sus instalaciones que, desde luego, finaliza en un espectacular mirador desde el que se puede ver la totalidad de la mina y el método de extracción del mineral.

Fuente: Revista Sky