Bou Comunicaciones

El experto en transformación digital dice que algunas compañías han multiplicado su comercio electrónico hasta diez veces.
 
Cerrar las plantas, las bodegas y empleados que nunca llegaron a trabajar. Esa ha sido la tónica que —por semanas – ha dejado el coronavirus en las empresas más grandes de Chile, situación inédita. «La mayoría de los gerentes, quienes toman las decisiones en las compañías, ha tenido grandes dolores de cabeza con la pandemia. Y frente a la creciente demanda de e-commerce, no han podido responder bien a los procesos operativos para llevarlo a cabo», dice el CEO de Omnix, Aaron Cassorla (39).

Ingeniero civil industrial de la Universidad Diego Portales, (MBA en Finanzas y Márketing de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona) lleva diez años a la cabeza del Grupo Formax, especializado en desarrollo de comercio electrónico y que fueron los responsables de la creación del nuevo portal de ChileCompra.
Y advierte que «hemos visto cómo durante el covid-19 hay compañías que han multiplicado su comercio online hasta diez veces, por eso es urgente que se suban al carro de la automatización digital en su cadena de abastecimiento».

«Una revolución»

Hace tres años, Cassorla junto a sus socios Edwin Vargas y Jorge Belmar crearon Omnix, una start-up tecnológica enfocada en la orquestación de imprevistos Miren las cadenas logísticas. «Este software inyecta Inteligencia Artificial (IA) a la empresa, otorgando soporte y gestión en la comercialización para grandes compañías», explica.

Detalla que con este sistema las organizaciones pueden coordinar en un solo lugar la reposición, despacho y optimización en su cadena logística. «Las empresas pueden disponer del inventario en tiempo real y transformar las tiendas en centros de distribución, evitando pérdidas. Además, se aplica en plantas productivas y la minería, que requieren mantener el abastecimiento de materiales para asegurar su continuidad operativa», dice.

Entre sus clientes (por el software) PI está EFE (retail en Perú), WOM (telecomunicaciones en Chile), Logitech (operador logístico responsables de tiendas Claro en Colombia) y Komax (empresa de retail en Chile y Perú). «Uno de nuestros clientes tiene 35 millones de usuarios y está negociando un contrato internacional por más de quince millones de transacciones al mes», cuenta.

-¿Con el coronavirus las ventas online se dispararon un 119% en marzo ¿Cómo las empresas responden a este incremento?

-En Chile las ventas online no superaban los dos dígitos. Y con el coronavirus los grandes retail ya están sobre un 20%. Esta crisis cambiará el consumo y el desafío será cómo satisfacer a los clientes, porque no se soluciona con el contact center que solo permite hablar con la gente. Cuando no se puede resolver operacionalmente este crecimiento, las empresas no pueden seguir adelante. El propósito es cumplir en tiempo y reducir el costo operacional.

-¿Esta pandemia está creando un modelo de consumo?

-Estamos viendo una revolución. Cuando pase el coronavirus, las compañías seguirán vendiendo online más fuerte que antes, porque cambiarán los hábitos del consumidor. Las empresas que quieren seguir creciendo están invirtiendo en tecnologías como el machine learning, que permite programar sistemas para tomar decisiones automáticas con el análisis de grandes cantidades de datos. Así, logran anticipar las elecciones de los consumidores, automatizar las labores humanas y bajar la carga de trabajo de los empleados.

-La prioridad del comercio online debe ser la satisfacción del cliente final.

-Absolutamente, que su producto llegue rápido, en un plazo determinado y de forma segura. Por eso es fundamental invertir en tecnología y logística. Antes por días esperar una semana o un mes si comprabas fuera de Chile. Hoy, incluso, exiges que lleguen al día siguiente. Los comercios electrónicos pueden aguantar los volúmenes de crecimiento de esta pandemia, pero los transportes logísticos de las entregas están cada vez más colapsados. Ante esto, una alternativa es abrir puntos de retiro. Nuestro software conecta los comercios electrónicos a sistemas para que sus consumidores cambien el punto de retiro a comunas sin cuarentena.

-Según la consultora IDC, hacia el 2020 en Chile un 60% del gasto en tecnologías de la información (TI) se invertirá en Inteligencia Artificial.

-Las grandes empresas están adaptando estas herramientas tecnológicas, además para protegerse de la filtración de datos y de los ciberataques. Sin embargo, en nuestro país todavía somos muy conservadores para realizar implementaciones tecnológicas. Esto pasa porque las grandes compañías se han acostumbrado a tener poca competencia. Pero esta crisis sanitaria significará tener a nuevos acto-, res, de otras latitudes, compitiendo por igual en una economía digital.
 
Fuente: La Segunda